Desde los inicios de Moodle, una de las preocupaciones recurrentes de docentes en el área de ciencias era la posibilidad de que los estudiantes pudieran introducir expresiones matemáticas dentro de Moodle sin necesidad de manejar código LaTeX, una característica que ofrece Moodle en la forma de módulo.

Aunque pueda considerarse que la anterior es una prestación adecuada sólo para la educación a distancia, lo cierto es que no es de ninguna manera desdeñable como apoyo para los cursos presenciales y semipresenciales: una comunicación efectiva por medios electrónicos requiere de un programa para la edición fácil (léase gráfica) de fórmulas matemáticas, que esté disponible dentro de la misma plataforma y  sea  independiente del sistema operativo que se utilice.

En las preparatorias del IEMS D.F., por ejemplo, la mayoría de los estudiantes carece de computadora.  Ante la clara y alarmante insuficiencia de computadoras en los planteles, el café internet se convierte en el recurso obligado. Pero los café internet operan con Windows, en general carecen de recursos multiplataforma que dificultan los vínculos con Linux, etc. (Este punto lo desarrollaré depués.)

Esto ilustra la necesidad de contar con editores gráficos de fórmulas integrados a las plataformas de trabajo. Afortunadamente hay un par de soluciones para el caso de Moodle:

1. El plugin Dragmath: escrito en Java, Dragmath crea salidas en formato MathML, LaTeX, Maple y Maxima.

2. El plugin Wiris: componente gratuito del programa propietario Wiris, el plugin java de Wiris ofrece la prestación de editor. (Un acceso en línea gratito al programa completo puede econtrarse aquí).

En Tláhuac sólo instalamos Dragmath en el Moodle local, mostrando una buena operatividad, pero no es todavía explotado sistemáticamente por los estudainte y los docentes. Cabe señalar que a últimas fechas el uso de LaTeX entusiasmó a la mayoría de los compañeros de la Academia de Matemáticas que no lo conocían, por lo que tuvimos un breve curso a inicios del semestre y pensamos continuarlo en el periodo intersemestral.

Si bien los recursos gráficos en muchos casos facilitan la comunicación, creo importante el no desechar la posibilidades que el manejo de lenguajes como LaTeX puede aportar al desarrollo de habilidades en los estudiantes, por ejemplo, en lo tocante al manejo de lenguajes simbólicos. Este era un tanto el sentido de la nota que escribí para un número del Boletiems del año pasado. Y, no dejando de lado su valor intrínseco, programas como KLatexformula, eqe, Ekee y OOoLatex ofrecen una apoyo interesante para el trabajo en esta dirección.

El uso de KLatexformula  y OOoLatex con una estudiante de Problema Eje, del cual fungí como revisor el semestre pasado, me ha dado evidencia de su utilidad, pues al integrarse con un procesador de textos, sólo tuvo que aprenderse los pocos comandos de las epresiones matemáticas que usó en su trabajo. Por lo pronto no puede decirse mucho más, pues falta un trabajo sistemático que apenas empiezo a estructurar.

El profesor Eratóstenes Flores del platel Iztapalapa I tuvo la bondad de comentarme sobre varios de los interesantes proyectos en que ha estado trabajando.

De la colaboración que tuvo con un músico y un programador para “hacer música con ternas pitagóricas” pasó al ámbito de las matemáticas y el cine.

Y casi al instante la emoción lo desbordó al hablarme sobre la película Dimensions, basada en animaciones por computadora con un rico sabor topológico. Me contó que a sus estudiantes les había resultado muy estimulante ver esta película.

Llagando a casa en la noche fui directo a la máquina y descubrí porqué les había causado buenas impresiones a los estudiantes:

Obra de Jos Leys (gráficos y animaciones), Étienne Ghys (guión y matemáticas) y Aurélien Alvarez (realización y post-producción),  Dimensions es un viaje indispensable para todos aquellos que quieran echar un vistazo a varios de los conceptos centrales de la geometría contemporánea: geometría compleja, fractales, espacios fibrados, variedades, sistemas dinámicos, etc., pero explicados de una manera simple (y en ocasiones con un tono poético). Para los últimos capítulos quizá sea necesaria mayor pericia mental para aclarar el sentido de algunas de la afirmaciones, pero la belleza de las imágenes son de apoyo para la intución.

Esta cinta muestra el poder potencial de la animación gráfica para hacer llegar a un amplio público conceptos matemáticos en apariencia abstrusos e inalcanzables, pero que, como sabemos, no son propiedad de algunos “iluminados”.

Creada bajo licencia creative commons, los capítulos de la película peden descargarse gratuitamente desde su sitio de internet. Pero además está la muy buena opción de ver cada capítulo en línea.

Por lo pronto, el plan es que el Club de Matemáticas de la Piraña proyecte esta película dentro de un (por ahora incipiente) ciclo de “Cine y Matemáticas”, donde proyectaremos La habitación de Fermat, entre otras.

Generalmente, los scanners generan documentos en formato de procesador (.doc) y de imagen (JPG, PNG, BMP, etc.). Sin embargo, cuando nuestro documento a escanear contiene gráficos o caractéres especiales (pensemos en una tarea escolar, apuntes de clase, etc.) es preferible tener nuestro documento en otro tipo de formato, como PDF, que tiene entre sus ventajas el poder ser leído en distintas plataformas (Linux, Windows, Mac), además de que es ideal para trabajar en redes, pues esencialmente no se desconfigura y no puede ser modificado con programas convencionales.

Esta nota explica suscintamente como generar un solo documento PDF a partir de nuestras imágenes, en el caso de que nuestroa confiduración del scanner no tenga la opción de conversión directa a PDF.

Se trata de usar Writer de OpenOffice que, como sabemos, es multiplataforma.

Abrimos un documento de texto vacío y en cada una de las páginas insertamos las imágenes que queramos, en el orden de nuestra elección. En este proceso debemos ajustar la imagen para que ocupe el espacio de una hoja, según nuestrodiseño, procurando desde luego que sea legible una vez hecho el ajuste.

Una vez hecho esto, podemos guardar nuestro documento (.odt ó .doc) y, acto seguido, realizar la conversión a PDF. Esto puede hacerse desde el menú “Archivo” (exportar a PDF), o directamente activando el conocido ícono de Adobe:

.odt to .pdf

.odt to .pdf

Writer nos generará, en la misma carpeta de trabajo, un archivo con el mismo nombre, pero con extensión .pdf.

Este método de conversión tiene una ventaja adicional: podemos modificar cuantas veces queramos nuestro documento, con lo que podremos aumentar o quitar páginas apartir del original en .odt ó .doc.

Una desventaja es que la calidad de las imágenes puede verse disminuída por la inserción y la exportación, por lo que es recomendable hacer el escaneo con el máximo de calidad posible.

Este excelente artículo de Eduteka ofrece muchos elementos para convencernos de las enormes posibilidades de los recursos de las web.

Moodle ofrece dentro de sus recursos blogs personales para los miembros de la comunidad. En este sentido, “obligar” a los estudiantes a escribir en los blogs ofrece muchas oportunidades, incluso si lo consideramos con miras a la acción tutoral hacia nuestros estudiantes en sistemas presenciales y semipresenciales.

En el curso de Mate V estamos haciendo uso de software y moodle. Respecto al software les estoy facilitando todo el software necesario para Windows (de 25 estudiantes, 11 tienen computadora en su casa). Pero tenía que suceder: una estudiante compró hace poco una lap con 512 de RAM y su Vista se arrastra que da pena. Así que no hubo de otra, le pusimos Kubuntu 8.04.1 con Wubi y corre como en su casa:

Al momento de la instalación me topé con una cuestión: a pesar de haber seleccionado el idioma español (según yo), en la instalación final el idioma fue inglés. Esto no fue problema: desde el Adept se instalan los archivos para idioma español de Kubuntu (y de paso los de OpenOffice) y listo. Completamente funcional.

Llegó a la pantalla y en DVD Flatland, la afamada novela de Edwin A. Abbott. En realidad son dos versiones: una Flatland: The Movie, cuyo trailer oficial aparece abajo. La película dura aproximadamente media hora. En el sitio puede adquirirse un como educativo.

La otra es Flatland: The Film. Conseguí el DVD, que dura como 1:40 min, pero la desventaja de esta versión es que no tiene subtítulos en español (tampoco en inglés).

Queda pendiente la cuestión de las comparativas.